Antisemitismo: principal motivo de discriminación entre los porteños

El antisemitismo fue el principal motivo de denuncias por discriminación recibidas en la Fiscalía de la Ciudad durante el año 2016. En total concentró un 22 por ciento de las 210 investigaciones que fueron encuadradas como infracción al artículo 66 del Código Contravencional (Discriminar) y de la Ley 23.952 (Penalización de actos discriminatorios).

El segundo motivo de discriminación denunciado fue por características físicas (aspecto, discapacidad, condición de salud, características genéticas), con un 19 por ciento del total. Asimismo, la identidad sexual fue el móvil del 18 por ciento de las denuncias por discriminación, seguido de un 17 por ciento relacionado con la xenofobia.

En el caso de la xenofobia, el 26 por ciento de los denunciantes fueron de nacionalidad boliviana, seguido de un 23 por ciento de nacionalidad peruana y un 20 por ciento de nacionalidad paraguaya.
El resto de las denuncias estuvieron vinculadas al racismo (9 por ciento), a las convicciones ideológicas (4 por ciento) y a la condición socioeconómica (3 por ciento).

Balvanera y Palermo son los barrios que concentran el mayor porcentaje de denuncias por discriminación, con un 12 por ciento cada uno. Le siguen Flores y Caballito, ambos con un 6 por ciento, y Monserrat y Recolecta, que concentran respectivamente un 5 por ciento.

Es de destacar que alrededor del 60 por ciento de los hechos tuvieron lugar en viviendas particulares, mientras que un 26 por ciento sucedió en el espacio público. Casi un 11 por ciento de las denuncias relacionadas con discriminación tienen por escenario redes sociales y servicios de mensajería instantánea.

El 94 por ciento de los imputados identificados por la Fiscalía en las denuncias por discriminación son de nacionalidad argentina.

Desde hace dos años, la Fiscalía de la Ciudad cuenta con un equipo especializado en casos de discriminación, a través de la cual se busca otorgar una respuesta rápida y eficaz en los casos en los que se denuncien e imputen actos discriminatorios. Asimismo, desde su Secretaría General de Acceso a Justicia, la Fiscalía cuenta con un Programa de Actividades Interdisciplinarias sobre Conductas Discriminatorias que tiene como objetivo el desarrollo de tareas de investigación social y difusión de valores que apunten al refuerzo de la convivencia social.

Entre los casos más recientes, viene al caso mencionar el de una pareja de mujeres que fueron obligadas a retirarse de un tradicional bar del barrio de Recoleta, a raíz de las demostraciones de afecto que se prodigaban. Tras la denuncia, se convocó a una audiencia de mediación en la que las partes acordaron superar las diferencias mediante esa solución alternativa de conflictos según las normas procesales de la Ciudad.


También es de destacar el caso surgido a partir de una denuncia de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), a propósito de una weblog en la que se publicaban y difundían artículos de fuerte contenido antisemita. El Fiscal interviniente solicitó al juzgado una medida cautelar para que fuera bloqueada esta página, lo que se logró en menos de un mes.

En un caso reciente, dos policías de la Ciudad realizaron un reclamo a raíz de una ciudadana que los había menoscabado y tratado de seres inferiores por sus características físicas y su profesión. La mujer fue condenada a pagar una multa de mil pesos y a realizar el curso “Convivencia, Diversidad y Derechos Humanos” que se dicta en la ex Escuela de Mecánica de la Armada.

Las redes sociales no son ajenas a la discriminación: en casos en los que se denunciaron el antisemitismo contra una persona en particular, mediante audiencia de mediación se acordó pedir disculpas públicas en la misma red social usada para transmitir mensajes de odio, y realizar una visita guiada al Museo del Holocausto de Buenos Aires.

Otro caso a destacar surge de la denuncia del padre de un adolescente víctima de antisemitismo en un colegio bilingüe del barrio de Caballito. El adolescente recibía esvásticas dibujadas en papeles, cuadernos y pupitres del salón.

Asimismo recibió un mensaje de audio en el que le decían “polaco… estás muerto”. Tras identificar al responsable de la amenaza, un compañero de 17 años de edad, se realizó una audiencia en la que, a pedido del Fiscal, el juez lo obligó a realizar el Taller de Convivencia Urbana y Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Actualmente se solicitó el juicio oral y púbico, en el caso de un joven al que le negaron la reserva y el ingreso en una conocida disco-bar por ser de raza asiática.También espera audiencia de juicio oral el caso de un expositor de una reconocida feria de caza y pesca realizada en el Centro de Exposiciones de la Sociedad Rural, en cuyo puesto se exhibían distintos objetos con simbología nazi como esvásticas, águilas y cruces de hierro.