EL MINISTERIO PÚBLICO FISCAL RESUELVE EL CASO DE LAS PICADAS EN TIEMPO RÉCORD

Alejandro Claudio Biscardi –uno de los acusados de participar en la picada ilegal que se corrió en las calles de la Ciudad de Buenos Aires el pasado 23 de abril de este año- aceptó someterse a un juicio abreviado y será condenado a penas de prisión, inhabilitación para conducir y decomiso de su camioneta Dodge Ram. De este modo, el caso queda resuelto.

El 17 de mayo, en horas de la noche, Biscardi –sobre quien pesaba una orden de captura- se presentó voluntariamente ante el Fiscal a cargo del caso, Gonzalo Viña, y reconoció lisa y llanamente su responsabilidad en los hechos. En consecuencia, el imputado, debidamente asistido por su defensor, acordó con el Fiscal la realización de un juicio abreviado por el que será declarado culpable de conducción riesgosa (art. 193 bis CP) en concurso real con daño agravado (art. 184, inc. 5 CP).

A solicitud de la Fiscalía, BISCARDI aceptó ser CONDENADO a la pena de: a. UN AÑO DE PRISIÓN en suspenso, b. DOS AÑOS DE INHABILITACIÓN PARA CONDUCIR y, c. DECOMISO DE LA CAMIONETA DODGE RAM. Asimismo, DURANTE EL PLAZO DE DOS AÑOS DESDE LA CONDENA, Biscardi deberá aprobar el curso de “Reeducación Vial” y realizar tareas comunitarias.

Este acuerdo de juicio abreviado será sometido a conocimiento del Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas No. 10, a cargo del Juez Pablo C. Casas. El mismo Juez es el que evalúa actualmente el juicio abreviado al que se sometió el otro imputado, Alejandro Radetic, por lo que en breve se dictará sentencia definitiva.


De esta manera, en menos de treinta (30) días desde que el hecho se cometió (el 23/04/2017) y tras diecinueve días de intensa y prolija investigación (que había sido iniciada el 29/04/2017, el mismo día que el video de la “carrera” tomó estado público), el caso ha sido resuelto. Esto representa un nuevo y gran éxito del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, que así consiguió que los responsables de un grave delito vial sean rápidamente enjuiciados y no queden impunes.