La FISCALIA ordena clausuras por irregularidades

Este martes 11 de julio, la Fiscalía de la Ciudad realizó diversos operativos relacionados con el cuidado del medio ambiente.

En el barrio de Mataderos, el fiscal Blas Matías Michienzi, a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), dispuso la clausura de un taller de reparación de radiadores, tras detectar que el mismo arrojaba sustancias insalubres a la red pluvial.

A partir de una denuncia realizada el pasado viernes por la Dirección de Fiscalización de la Autoridad Matanza Riachuelo (ACUMAR), el fiscal Michienzi solicitó una inspección al lugar, la cual fue llevada a cabo por el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) de la Fiscalía. Como resultado de la inspección al predio, se determinó que las actividades del taller generaban un efluente liquido con derivados de hidrocarburos y aceites de motores y radiadores de vehículos, el cual era arrojado de forma ilegal al conducto cloacal. De esta manera, y al no contar con una cámara de tratamiento de los efluentes y los residuos, se producía una contaminación del medio ambiente.

Consecuentemente, el fiscal Michienzi dispuso la clausura del taller y se imputó al responsable del establecimiento. Asimismo, Michienzi ordenó profundizar la investigación hacia la persona jurídica a cargo de la explotación comercial.

En otro punto de la ciudad, en la zona de la costanera, la UFEMA también dispuso las clausuras de diversos puestos irregulares de venta de comida. A raíz de una denuncia realizada por la Dirección General de Fiscalización del Espacio Público del Gobierno de la Ciudad, se llevó a cabo una inspección en la zona de la Avenida Costanera Rafael Obligado en su intersección con Avenida Sarmiento, donde proliferaba una gran cantidad de puestos ilegales de venta de comida.Estos puestos, que explotaban el espacio público sin la autorización correspondiente, comercializaban comidas al paso como choripanes, hamburguesas y lomitos.


Al ser elaborados y cocinados en la vía pública, generaban efluentes de sustancias liquidas y solidas como grasas, aceites y sangre vacuna, que eran vertidas a la red pluvial sin control, con la consecuente proliferación de vectores y ratas que afectan a esa zona de la Ciudad.

Como resultado de este procedimiento, el fiscal Michienzi ordenó levantar los puestos emplazados ilegalmente en la vía publica, lo cual fue realizado por personal de la Policía de la Ciudad. A su vez, se imputó a su responsable por infracción al artículo 54 del Código Contravencional, que pena colocar o arrojar sustancias insalubres o cosas dañinas en lugares públicos.

Buenos Aires, 11 de julio de 2017